Employee Site
Call Us: 1-615-361-6880

¡La seguridad debe ser tan rutinaria como cepillarse los dientes!

Cuando nos levantamos por la mañana tenemos una rutina, verdad? La alarma se apaga, se levanta, se ducha, se cepilla los dientes, se viste, desayuna; saben a lo que me refiero. Su seguridad en el trabajo debe ser igual: llegar al trabajo, ponerse el chaleco, caminar al taller, ponerse las gafas de seguridad antes de entrar al taller, conseguir sus suministros para el día, ponerse su PPE y comenzar a trabajar. Si miramos la seguridad como parte de la vida y no como una carga, imagínese cuánto más seguros y productivos podríamos ser. ¡Y piensa cuántos más incentivos de seguridad puedes ganar!

Estoy en el proceso de “renovar” el programa de incentivos de seguridad para que sea más fácil de localizar. Próximamente se les informará sobre los cambios.

Han pasado dos rápidos meses  desde que asumí el cargo de Seguridad y estoy muy orgullosa de la participación de todos los talleres. Todo el personal está haciendo un gran trabajo en entregar los informes a tiempo; también estamos recibiendo algunas grandes ideas de temas de seguridad de los empleados. Mi objetivo es hacer que la seguridad sea sencilla, pero educativa. Si usted tiene una idea acerca del tema de seguridad, por favor informe a su supervisor y ellos me la enviarán. Me aseguraré de utilizar la sugerencia de la mejor manera posible.

Algunas tendencias que he visto en los informes recientes son personas que no llevan puestas las gafas de seguridad y que conducen dentro del taller. La razón para usar las gafas de seguridad es simple, proteger sus ojos de las partículas y los productos químicos en están en el aire. Se le dieron sólo un par de ojos, imagínese cómo sería su vida si no pudiera ver todas las cosas que ama!

La conducción en el taller es contra la póliza de la empresa. Sólo un supervisor debe conducir vehículos grandes que son difíciles de empujar a través del taller. Todos los demás vehículos deben ser apagados, puestos en parqueo y empujados cuando sea necesario para ser trasladados a la siguiente bahía. Si se le encuentra conduciendo dentro del taller, es una ofensa que le puede costar su trabajo. Imagínese cómo sería su vida si estuviera limpiando el maletero de un carro y el carro detrás de usted lo estruja mientras estaba limpiando? Todo porque alguien estaba manejando ese vehículo y no tocó la bocina para alertar el carro en movimiento. Usted podría perder el uso de sus piernas, su vida cambiaría para siempre. Nuestra primera prioridad es siempre la seguridad. Queremos que todos regresen a casa al final del día de la misma manera que llegaron al comienzo.

¡La seguridad es responsabilidad de todos!

Gracias,
Lynsey Fitzpatrick
Administradora de Recursos Humanos/Coordinadora de Seguridad de CARS Recon, Inc.

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Skip to toolbar